La gracia es que sea real. Internet y el humor absurdo.

(Publicado originalmente en Paperfront Magazine y #nocabeenuntweet).

No hay nada peor visto socialmente que hacerte el gracioso cuando no lo eres. Que me lo pregunten a mí. Puedes suplantar a un juez y dejar libre a un violador reincidente, a un arquitecto y levantar un Taj Mahal que se derrumbe el día de la inauguración y mate a miles de personas, a un periodista y manchar el buen nombre de quien te apetezca, e incluso a un cirujano y adquirir una pauta negligente en todo lo que conlleve responsabilidad, que todas estas pequeñas irregularidades sin importancia serán menudencias que el pueblo perdonará con el tiempo, algo con lo que bromeará cruelmente con el pasar de los años. Pero lo que no tiene arreglo y te persigue hasta el día en que te mueras (o te maten, que, dado el caso, es lo más probable) es intentar hacer una gracia más allá del pedo inoportuno y conseguir todo lo contrario: un algo ridículo y falto de garbo que disgustará a gente de pensamiento único (a la cual no le gusta el verdadero humor absurdo; imagínate una imitación del mismo) y provocará las iras de los que esperan una carcajada sincera y se encuentran con un agudo dolor entre las costillas, ese que aparece cuando descubres a alguien cometiendo un acto vergonzoso.

Existe en internet un humor de este tipo, con etiqueta ‘Made in USA’, aunque la broma sea producto de un chino, un italiano o un brasileño no contactado del Amazonas. Y aquí es donde encontramos el fallo, el porqué de este humor que a muchos nos provoca un llanto muy alejado de la risa. Los norteamericanos son gente impredecible, a pesar de esa idea que tenemos de que es un pueblo aborregado y manejable. Son capaces de lo mejor y de lo peor. No se les ha inculcado el sentido del gusto puesto que nunca han necesitado esforzarse para gustar a los demás. No tienen historia más allá de unas cuantas generaciones, y lo que entienden por aristocracia y buenas maneras lo han heredado en tercera persona, como visto desde un catalejo con la mirilla puesta del revés. Es por eso que apenas existen cómicos genuinamente americanos que hayan logrado traspasar las fronteras de su país con un humor distinto e irreverente.

En Europa tenemos grabado en la mente lo que es la aristocracia, los altos mandos, la monarquía y el sentido del honor, con lo que nos es fácil trastocar todo esto y convertirlo en un guiñapo, que es básicamente lo que más gracia hace: ver a un señor honorable en situaciones fuera de lugar, perdiendo toda su dignidad y maestría. En EE.UU. todo lo que se ha hecho en este aspecto ha nacido de inmigrantes europeos de clase baja que llegaron a la tierra prometida y, en lo que tardaron en comprar un lápiz y un papel, comenzaron a ridiculizar todo lo que veían a su alrededor. Pero todo era tan ridículo en sí, tan desmesurado y fuera de lugar, que era imposible llevarlo a un contexto absurdo. El buen humor americano se consigue cuando das la vuelta a todo esto y colocas a un pobre desgraciado en una escala social mayor de la que proviene, nunca al contrario. Esto es algo de lo que Groucho Marx o Mark Twain hicieron un arte.

Puedo imaginar a los nuevos cómicos cibernéticos del absurdo absolutamente convencidos de inundar el mundo de carcajadas provocadas por sus ocurrencias sin parangón. Lástima que no sepan que toda incoherencia debe tener algo de conexión, un hilo que una el mundo irreal con lo cotidiano y común porque, de lo contrario, es imposible que logre el cometido que persigue. Si a esto le sumamos que las situaciones son, en su mayoría, demasiado masticadas, y que lo ofrecido siempre suena de algo, de haberlo visto ya en otra parte, no queda otra que agradecer la más que probable brevedad del vídeo, post o tweet del momento, como todo lo que nos invade.

 

 

Copyright © 2012 Luis Miguel Delrieu. If you are not reading this material in violencevintage.wordpress.com, the site you are looking at is guilty of copyright infringement. Please contact violencevintage@gmail.com so we can take legal action immediately.

2 comentarios

  1. […] – Violencevintage. “La gracia es que sea real. Internet y el humor absurdo.” Pacific Ocean… […]

  2. […] – Violencevintage. “La gracia es que sea real. Internet y el humor absurdo.” Pacific Ocean… […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: